Dic
20

Ciudad Guayana.- Casi tres décadas dedicadas a la práctica del kárate transcurrieron en la vida de Yohana Sánchez hasta que vio concretado su gran anhelo: elevar el Tricolor Nacional y llevar el "Gloria al Bravo Pueblo" a lo más alto del podio de un campeonato mundial.

Lo logró el pasado 31 de octubre en Serbia, en la modalidad de katá. Cuando supo que era la número 1 del planeta, título con el coqueteó al llegar tercera en España (2002) y México (2004), Sánchez hizo un recorrido imaginario a lo largo de su carrera deportiva, desde que llegó con cuatro años de edad al dojo de su padre, Rafael Sánchez.

"Vi desfilar ante mis ojos muchas de las caritas de quienes me ayudaron para poder abrazar este triunfo; que pertenece a todos los venezolanos, y lo que más nos anima es el calor de nuestra gente", expresó.

Entre esos rostros están sus padres, Rafael y Mireya y el de María Elena Quiñones, su entrenadora.

"Sentí que conquistar esa medalla, que llevarme ese pequeño pero significativo pedazo de metal, era una manera de retribuir el apoyo, siempre desinteresado, que recibí", apuntó "La Reina del Kárate", como también se conoce a la venezolana.

Sánchez y su compañero Antonio Díaz -campeones en sus respectivas categorías- lideraron al equipo nacional, que alcanzó un inédito cuarto lugar en el Campeonato Mundial de Serbia.

Binomio de oro

Desde 2002 entrena bajo la dirección de María Elena Quiñonez, ex integrante de la selección nacional y árbitro de rango mundial. Para Sánchez esta mujer, que combina la dulzura con un férreo carácter, es una segunda madre.

"En ocasiones hemos estado entrenando y ella se da cuenta que estoy llorando, entonces me invita a que se lo cuente todo para ayudarme a drenar ese sentimiento contenido en mi pecho", confiesa la popular "China".

La karateca recuerda que cuando empezó a entrenar con Quiñonez "estaba de séptima en el ranking internacional, no creía que iba para el mundial de España, y en dos semanas de entrenamiento, logramos conquistar la medalla de bronce".

Medallas por doquier, alcanzadas en copas del Mundo celebradas en Holanda, Italia, Austria, Francia, Alemania, así como la prestigiosa Copa del Rey de España, y otros torneos, forman parte de la estela de éxitos de esta dupla.

La sensei Quiñonez, revela Sánchez, "es capaz de pegarme cuatro gritos y luego seguir hablando de lo más feliz, como si nada hubiera ocurrido".

Cuando culmina el entrenamiento todo cambia, "hablamos de ella, de mí, le pido un consejo si lo necesito, mira es que ella aquí en Caracas hace las veces de mi mamá", expresa.

Familia extendida

Además del eterno respaldo recibido de su familia biológica y de su entrenadora, la China califica como estratégica la relación que sostiene, desde hace 14 años, con los integrantes del dojo UNKS Club Líbano, dirigido por la familia Quiñonez.

Explica que hay un respaldo emocional pero sin olvidar la preparación física, que realizan con una técnica denominada supercompensación durante tres días consecutivos.

"En el primer día de supercompensación salimos reventados, el objetivo es llevar las pulsaciones de todos al máximo; al segundo día se reducen y así hasta el tercer día, cuando completamos la curva, pero todos, sin excepción, hacen el entrenamiento conmigo, por eso te digo que el apoyo va más allá de lo técnico", detalla Sánchez.

Oro comunitario

Un objetivo al que no renuncia es tener un dojo, "como lo ha hecho mi papá desde que tengo uso de razón, donde pueda impartir kárate a jóvenes, de escasos recursos, esos que habían sido históricamente excluidos", explica.

"Lo he conversado de manera muy amena con el ministro, Héctor Rodríguez (Ministro del Poder Popular para el Deporte), pero él insiste en que tengo que competir y que eso va estar ahí, y en su momento contaré con el apoyo del Gobierno Revolucionario".

Socializar el deporte es parte de la agenda de Yohana Sánchez después del próximo Campeonato Mundial Francia 2012, fecha cuando estima culminar su carrera como karateca activa.

Formas de ayudar

Con una risa extendida, Sánchez comenta que desde hace muchos años en el dojo de su papá entrenan jóvenes de escasos recursos, vecinos del sector, quienes siempre encuentran una forma de retribuir "ellos abren el gimnasio más temprano, limpian el tatami".

Muchos de ellos ahoran llevan a sus hijos al dojo de Rafael, "el ha sido siempre dado a ayudar a la gente, se los lleva al gimnasio les da el uniforme y esos muchachos son de los mejores", dice emocionada.

Ruta serbia

Sin ambages, la popular China considera que tuvo una de las mejores preparaciones en su carrera en el camino a Serbia, por lo que la victoria no puede ser considerada un hecho fortuito.

"Hubo una rigurosa preparación, de hasta ocho horas diarias, además conté con el apoyo del Ministerio del Deporte, donde trabajo en el departamento de Atención al Atleta, eso me permitió llegar en óptimas condiciones".

La certeza de haber realizado una muy excelente preparación le permitió relajarse a la hora de competir, "esa creo que fue la clave pude hacer mis katas con toda la fuerza, pero sin mayor presión".

"Probar la sensación del podio en un mundial te lleva a dar lo mejor de ti en los entrenamientos y buscar un resultado similar y para eso trabajas sin descanso".

Humildad y constancia

Los triunfos no deben subirse a la cabeza, asevera con la misma firmeza con la que ejecuta cada uno de sus movimientos en el tatami, "la humildad por delante: así hayas obtenido el galardón que sea porque eso no te hacer ser mejor persona, un triunfo no debería afectar tu conducta como ser humano".

Ganer el campeonato mundial no detiene su aprendizaje, "veo los vídeos de mis ejecuciones y todavía encuentro detalles".

Sánchez se prepara ahora para el Abierto de París, en el marco de la Liga de Oro. Será su primera incursión internacional como monarca mundial.

Los antecendentes no podrían ser mejores. Ya ha ganado esta competencia parisina en 2004, 2007 y 2008.

Aprender para enseñar

Valora las enseñanzas de su sensei y de sus padres en el autocontrol "para calmarme, relajarme y saber callarme, hasta que bajen las aguas, para evitar decir cosas que realmente no siento por rabia".

"Esta virtud, la cual cultivo día a día, me permitirá formar de manera más eficiente a futuros karatecas, bien sea en mi dojo o a integrantes de la selección nacional", explica al referirse a sus planes como entrenadora.

"Mi sueño es hacer atletas que lleguen a la selección nacional, juvenil y adulto, o ser entrenadora de la selección, cosa que ya hemos hablado, quiero seguir contribuyendo con el kárate nacional hasta el último día de mi vida, a mi me enterrarán con mi uniforme de combate, es decir con mi karategui", expresó.

 

 

 

Ficha técnica

Nombre: Yohana Belinda Sánchez Rivero

Fecha de nacimiento: 28 de mayo de 1977

Lugar de nacimiento: Barquisimeto, estado Lara.

Edad: 32 años.

Peso: 52 Kg.

Estado civil: soltera.

Estudios: Publicidad y Mercadeo.

Especialidad: Kárate.

Hazañas: Campeona Mundial Serbia 2010; Bronce en mundiales de España 2002 y México 2004; Plata en Juegos del Mundo Japón 2002 y Campeona de la Liga de Oro en 2004, 2007 y 2008.

Fuente: www.nuevaprensa.com.ve
Facebook
Destacados
Tienda